¿Todavía no has recibido el ingreso por la devolución de la renta?¿Hasta cuándo debes esperar para reclamar el pago? Seguro que si te encuentras en esta situación a fechas de Noviembre o Diciembre, tu paciencia ya habrá llegado al límite.

Generalmente, el día 30 de junio de cada año es el último día habilitado para presentar la declaración de la renta para las personas físicas. Hay que tener en cuenta que el hecho que alguien haya realizado la declaración con anterioridad a la fecha de cierre no garantiza que la devolución le llegue antes que a quien se ha esperado hasta última hora. Sin embargo, a pesar de no ser garantía, sí que puede influir en que esto ocurra. Así que si quieres recibir la devolución de tu declaración de la renta lo antes posible, nuestra recomendación es que la presentes cuanto antes.

¿A qué es debido el retraso en la devolución de la renta?

Los motivos más comunes que provocan que la devolución de la renta se dilate en el tiempo pueden ser varios.

En primer lugar, tal y como se ha dicho anteriormente, está la fecha en la que se realiza la declaración. Normalmente, cuanto más se tarde en realizar el trámite, más probabilidades existen de que la devolución se demore en el tiempo.

También puede ocasionar un retraso el hecho que se produzcan cambios en la declaración respecto a años anteriores como, por ejemplo, un divorcio o un cambio de residencia, por ejemplo.

Finalmente, el tercer motivo consiste en la existencia de errores en la declaración. En estos casos la Agencia Tributaria abre un procedimiento para subsanar dichos errores que, aunque no conlleven un procedimiento sancionador al contribuyente, sí que pueden acarrear un retraso en la devolución.

¿Qué consecuencias tiene para la Agencia Tributaria la demora de la devolución de la renta?

Para realizar la devolución de la renta, la Agencia Tributaria tiene un plazo máximo de 6 meses respecto al último día en el que se podía presentar dicha declaración.

En el momento en que Hacienda sobrepase el plazo máximo sin realizar la devolución estará obligada a abonar intereses de demora, siempre y cuando, el contribuyente no se encuentre en un proceso de comprobación. Si los trámites para la corrección de la declaración se demoran por una u otra parte, también puede demorarse la devolución una vez subsanado el error.

El tipo del interés de demora a reclamar es el incorporado en la Ley de Presupuestos Generales del Estado. Para que te hagas una idea, en 2018 los intereses de demora fueron del 3,75%, pero en años como 2008 y 2009 llegaron al 7%. Tendrías que consultar a tu gestor el interés actual y el trámite para reclamarlo.

¿Qué puede hacer el ciudadano ante esta situación?

Lo primero que puede hacer un contribuyente es consultar, mediante la página web oficial de la Agencia Tributaria, en qué estado se encuentra su declaración.

Por otro lado, con objeto de agilizar el trámite se puede requerir la devolución mediante un escrito al órgano tributario. Y también formalizar una queja o sugerencia ante el Consejo para la Defensa del Contribuyente.

Finalmente, habrá que esperar a que Hacienda nos realice la devolución con los intereses de demora pertinentes.

Si cuentas con una gestoría de confianza ellos podrán asesorarte e incluso tramitar tanto la declaración de renta como la reclamación del pago fuera de límites.