936 65 60 51

Desde ANTEO podemos ayudarle en el estudio y planificación de la sucesión de la empresa familiar, consiguiendo el máximo ahorro fiscal posible. Puede encontrarnos en cualquiera de nuestras delegaciones en Barcelona, Esplugues de Llobregat, Cornellá o Castelldefels. 

El tejido empresarial de España está formado mayoritariamente por empresas familiares. Dada su gran importancia en la economía, ha sido interés del legislador aprobar medidas dirigidas a preservar y fortalecer la empresa familiar.

La empresa familiar no es un tipo societario específico, ni tiene una regulación propia. Es un concepto y para su constitución se puede adoptar cualquier forma societaria, siendo la más común la sociedad limitada. Una empresa se considera como empresa familiar cuando concurren las siguientes notas:

  • Un representante de la familia participa en la gestión y dirección de la empresa.
  • La propiedad de la empresa está concentrada en el grupo familiar.

Se entiende que es así cuando el fundador o sus esposos, padres hijos o herederos directos tienen más del 50% de los derechos de voto en Junta General, de forma directa o indirecta. En el caso de que se trate de una sociedad cotizada, el porcentaje de tenencia se reduce al 25%. Es decir, la propiedad

Lo más importante es que la empresa tenga vocación de continuidad generacional, y esta vocación es lo que busca proteger la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones al contemplar una reducción del 95% en la base imponible por adquisición por mortis causa de la empresa familiar, reduciendo significativamente la cuota a ingresar.

Sucesión de la empresa familiar

La aplicación de la exención en la sucesión de la empresa familiar está condicionada al cumplimiento de los siguientes requisitos:

  • La sociedad debe desarrollar claramente una actividad empresarial. No puede tratarse de una sociedad patrimonial o de mera tenencia de bienes.
  • El causante debe haber ostentado un porcentaje de participación directa igual o superior al 5% del capital de la entidad o del 20% a nivel de grupo familiar y haber ejercido de forma efectiva funciones de dirección de forma directa, personal y habitual.
  • La adquisición debe realizarse a favor del cónyuge, descendientes o adoptados.
  • La adquisición de la empresa familiar debe mantenerse durante los diez años siguientes al fallecimiento del causante.

No se exige que el adquiriente mantenga los mismos activos o que continúe ejerciendo la actividad económica del causante; basta con mantener el valor de lo adquirido durante los diez años

La reducción se aplica sobre el valor neto de los elementos patrimoniales afectos a la actividad empresarial y sobre la plena propiedad, la nuda propiedad y el derecho de usufructo vitalicio sobre las participaciones en entidades.

Contacta con nosotros para asesorarte sobre La sucesión de la empresa familiar

936 65 60 51




    Deseo suscribirme a la Newsletter de Anteo.
    He leído y acepto la Política de Privacidad*
    He leído y acepto los Términos y condiciones*

    Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para la sucesión de la empresa familiar

    Cabe recordar que el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se encuentra cedido a las Comunidades Autónomas; éstas gozan de competencias normativas que les permite, entre otros aspectos, crear nuevas reducciones y mejorar las condiciones de las reducciones estatales.

    El 30 de abril de 2020 se aprobó en Catalunya la Ley 5/2020 que modificó el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, incrementado considerablemente la presión fiscal sobre el contribuyente. Bajo la nueva regulación, no se permite aplicar simultáneamente la bonificación por parentesco sobre la cuota tributaria y la reducción por transmisión de la empresa familiar.

    En estos casos, se tendría que valorar si resulta más conveniente acogerse a la reducción o bien a la bonificación por parentesco.

    Danos tu teléfono y nosotros te llamamos

      Deseo suscribirme a la Newsletter de Anteo.