El concurso de acreedores es una solución legal dirigida a solventar los problemas de liquidez. Sirve para aquellas empresas que no pueden hacer frente a sus deudas y pagos a la fecha de vencimiento.

En este momento de inestabilidad la solución no necesariamente tiene que ser la liquidación y cierre de la empresa. Un acuerdo con los acreedores para reducir o condonar las deudas podrá dar continuidad a tu negocio.

sucesiones y herencias Barcelona

¿Te encuentras en esta situación?

En ANTEO queremos ayudarte. Nuestro equipo de abogados concursalistas estudiará con detenimiento tu caso. Te ofrecemos asesoramiento personalizado para que puedas hacer frente a esta situación de crisis empresarial de la mejor manera posible.

Nuestro servicio se basa en la transparencia, diálogo y trato cercano con nuestro cliente. Es importante fijar los objetivos desde el inicio para poder encontrar, la solución más viable, eficaz y beneficiosa para tus intereses.

Contacta nuestra asesoría para el concurso de acreedores

936 65 60 51




    Deseo suscribirme a la Newsletter de Anteo.
    He leído y acepto la Política de Privacidad*

    ¿Sabías que existen dos tipos de concurso de acreedores?

    En función de quien solicite el concurso de acreedores podemos diferenciar:

    • Concurso de acreedores voluntario. La solicitud la presenta el propio deudor que se encuentra en una situación de insolvencia, ya sea actual o inminente. Puede ser que en el momento de presentación de la solicitud el empresario no sea insolvente, pero ya prevea que no podrá hacer frente a sus deudas en un plazo corto de tiempo.

    El concurso voluntario es un deber para el empresario. Si no lo solicita en el plazo de 2 meses desde que tiene conocimiento de la situación de insolvencia podrá incurrir en responsabilidades legales y económicas.

    • Concurso de acreedores necesario. En este caso la solicitud de concurso la presenta uno de los acreedores, u otro interesado, y debe fundamentarse en algún hecho revelador de la insolvencia actual del deudor.

    ¿Qué diferencias hay entre un concurso de acreedores voluntario y un concurso de acreedores necesario?

    La principal diferencia entre el concurso voluntario y el concurso necesario radica en los efectos sobre las facultades de administración y disposición del deudor con su patrimonio.

    En el concurso voluntario el deudor mantiene la capacidad de administración y disposición del patrimonio. Cabe decir,  que con la supervisión del administrador concursal, siempre y cuando no se haya abierto la fase de liquidación en el propio auto de declaración de concurso. En este último supuesto las facultades del administrador societario quedarían suspendidas.

    En el concurso necesario el deudor pierde la facultad de disponer y gestionar su patrimonio, que se atribuyen al administrador concursal.

    Excepcionalmente el Juez de lo Mercantil podrá modificar la regla anterior siempre que esté debidamente justificado.

    ¿Todavía tienes dudas?

    Estos son solo algunos rasgos relevantes del concurso de acreedores.

    Si quieres más información sobre el procedimiento puedes llamarnos sin compromiso. Uno de nuestros abogados concursalistas te atenderá directamente, sin intermediarios. Te asesoramos ante cualquier duda que te surja.

    También puedes encontrar nuestros despachos en Castelldefels, Cornellà, Esplugues de Llobregat o Barcelona. ¡Te esperamos!